Así como los libros en su momento se trasladaron a tabletas y kindles para llegar a un público más amplio y variado, este año la Feria del Libro de Bucaramanga tendrá que hacer lo mismo, cerrará las salas y auditorios físicos para abrirse un nuevo camino en el mundo virtual. 

Como ya se había anunciado, del 24 al 30 de agosto de 2020, se realizará esta decimoctava edición que este año se hará a través de internet con la ayuda de herramientas y plataformas digitales.

“Esta es una decisión que las circunstancias nos llevaron a tomar, viendo también el caso inicial de la Feria del Libro de Bogotá y la claridad de que no será viable hacer eventos que concentren grandes cantidades de personas, de manera que vimos ya la necesidad de tomar esa decisión y de enfocar todo el esfuerzo del equipo organizador hacia este formato virtual”, señaló Juan Camilo Montoya Bozzi, rector de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, institución que desde hace 18 años organiza la feria del libro más importante del oriente colombiano. 

Conversatorios, charlas, encuentros con autor, veladas de poemas, talleres infantiles y especializados y franja de cine que conforman la habitual programación de la Feria, estarán incluidas en este nuevo formato. Además, se está pensando en la creación de nuevos espacios que podrán hacerse realidad gracias a la virtualidad.

Según la directora de la Feria, Érika Juliana Suárez Ortiz, “se está trabajando en la programación en este formato digital, siempre manteniendo la calidad en cada uno de los eventos. En las próximas semanas iremos contando algunos de los invitados que nos acompañarán en esta edición”.

Actualmente, el comité organizador de la Feria trabaja también en la elección de las plataformas que permitirán trasladar los diferentes escenarios que caracterizan a Ulibro con el fin de que la experiencia de los participantes sea lo más cercana a posible a la realidad. 

“Estamos acercándonos y próximos a tomar decisiones sobre una plataforma que busca replicar las ferias comerciales, en donde el visitante pueda recorrer los stands y estar en los diferentes eventos. Sobre esa base buscaremos que se pueda disfrutar tanto de los conversatorios como de un espacio para comprar libros en los stands de comercio electrónico de las editoriales y librerías”, indicó el rector.

La directora de Ulibro manifestó que si bien se están centrando en digitalizar cada una de las actividades de la programación, lo más importante es brindar una experiencia única a los visitantes que año tras año esperan esta fecha para estar más cerca del arte, la literatura y la música.

Adaptarse a este nuevo formato será un desafío para todos. “Queremos lograr grandes cantidades de personas visitantes, por eso con la mayor anticipación posible explicaremos cómo podrán acceder y de esta manera también asegurar la presencia de nuestros invitados. La situación actual nos está obligando a romper paradigmas y a imaginarnos las cosas de una manera distinta”, aseguró Montoya Bozzi.