Comparte

Yolanda Ruiz Ceballos es una periodista colombiana que ha trabajado en diferentes medios tradicionales del país. Todelar, Caracol Radio, Revista Cromos y Caracol Televisión, son algunos​ de los lugares donde ha ejercido su oficio.

En 1987 y 2008 recibió el premio Simón Bolívar. Fue premiada por la Asociación de Periodismo de Cronistas del Espectáculo como mejor presentadora de noticias, en 1996, y en 1998 se llevó también el premio TV y Novelas como mejor presentadora de noticias.

Actualmente es la directora de RCN Radio. Este año, lanzó su libro En el filo de la navaja, donde según Ruiz Ceballos, hace reflexiones éticas sobre el oficio de ser periodista.

Ruiz estará en la Feria del Libro de Bucaramanga, Ulibro 2019, para hablar sobre sobre su más reciente publicación.

En una corta entrevista realizada en 2018, esto fue lo que nos contó sobre el periodismo y las nuevas tecnologías.

¿Cuál sería el mensaje que le enviaría a los jóvenes, futuros comunicadores, que hoy en día están más atrapados por la tecnología que por los medios tradicionales?

Yo lo que les diría que hay que aprovechar la tecnología con las bondades que tiene, la posibilidad que nos da de tener contenidos al alcance de la mano en cuestión de segundos. Pero nada, absolutamente nada reemplaza lo que tiene un buen periodista en el disco duro que es el que tiene en la cabeza, todo lo que podamos leer, todo lo que podamos aprender es bienvenido. Para un periodista no debe haber nada que le resulte indiferente. Estudiar la información, darle contexto, eso no cambia, a pesar de que existan las redes sociales y el internet. A veces creemos que cualquier con un celular puede ser periodista. No. Hoy más que nunca en el mar de incertidumbre que es internet, se requieren periodistas preparados con elementos en la cabeza para ayudar a decantar y entender, para que los periodistas seamos los que le digamos a quienes están ahí navegando en internet, “esto es cierto y esto es falso”. De modo que yo allí lo que les diría es leer y aprender, decantar, dar contexto. Eso nunca, absolutamente nunca, cambia en el oficio del periodista.

¿Cómo hacerles entender que las suelas de los zapatos son para gastarlas?

Hay que decirle al periodista que aunque ‘San Google’ lo sabe todo, nada reemplaza el contacto directo de los ojos, los oídos, la piel, con los lugares en donde están las noticias. Hay que ir a la calle, hay que ir a los lugares, eso lo hemos perdido un poco. En las nuevas generaciones que consideran que absolutamente todo está en internet. La realidad cambia y muchas veces lo hemos visto, lo que aparece en internet no necesariamente es cierto. Es muchísimo mejor que el periodista vaya y como Santo Tomás “has no ver no creer”, hasta no meter el dedo en la llaga que no sepa qué es lo que está pasando. De modo que yo diría que el periodista se debe al lugar de la periodista, y se debe entender la noticia y contextualizarla antes de informar.

¿Las oficinas de prensa son un mal, un obstáculo, o son una ayuda?

Depende del periodista. Yo diría que algunas son una ayuda, la mayoría obviamente tratan de frenar la labor del periodista. Ahora, quienes están en la oficina de prensa, a mi juicio, pues hacen una labor distinta a la del periodista, el periodista está buscando verdades, los que están en las oficinas de prensa están tratando de hacer propaganda de su entidad. Son dos necesidades completamente distintas, a los periodistas no se nos puede olvidar eso, que nosotros tenemos que ir más allá de lo que se quiere mostrar. A veces, yo diría, que los jefes de prensa entienden su labor y otras veces el periodista tiene que ir más allá de eso.